Biyernes, Disyembre 2, 2011

Los Coronas + Arizona Baby - Dos bandas y un destino (EP, 2011)


Ah, sí, otro disco que he escuchado un montón estos días, y que recomiendo sin ningún miedo, es este maxi de 4 canciones que han sacado juntos Los Coronas con Arizona Baby. A los segundos creo que no les había escuchado nunca. De Los Coronas soy muy fan, les he visto 4 veces en directo, tres de ellas sin querer (hubo un tiempo en el que Madrid tenía muchos y muy buenos conciertos gratuitos, en la calle, en las fiestas de los diferentes barrios; esto ahora ya no es así), y siempre es un placer ponérseles, son una de las bandas de instro-surf más cojonudas posibles. Aquí lo que han hecho ha sido grabar cuatro versiones estupendas, cantadas, digo yo, por el líder de Arizona Baby. Se abre con una dignísima, estupenda versión vaquera de la mejor canción de toda la historia, Wish you were here. Después viene Too drunk to fuck de los Dead Kennedys, convertida en otra balada de western sureño exótico. La sigue otra versión guapísima, trompetera, tarantiniana, calexicana y bellísima de Runaway, el superéxito de Del Shannon, que tanto se copió luego él a sí mismo. Y se cierra con La cárcel de sing sing, más atmósfera fronteriza, trompetas, sudor, cuatreros, esta vez homenajeando a José Feliciano con espíritu narco. El conjunto es muy bonito, ya digo que a mí me tiene entusiasmado y da gusto. Qué bien hecho, qué buen gusto, me cuentan a ciegas que esto está hecho por españoles y no me lo creo. Están de gira, y en directo la superbanda se disfraza de cowboys, y otras de las versiones que están transformando en bebés bastardos de la frontera con Arizona son Shakin' all over, I fought the law, I'm Alive de Don Fardon o Supernaut de Black Sabbath, además de algún éxito de Arizona Baby. Como apasionado del country mestizo, del rock sureño, de toda la discografía de Los Coronas y de las versiones sorpresa, aplaudo este matrimonio y el disco sabe a poquísimo, pero bienvenido sea.

Huwebes, Disyembre 1, 2011

The astounding Wolf-Man 1-18 (Robert Kirkman, Jason Howard, 2007-2011)


Al margen del famosisimo The walking dead, el demiurgo Robert Kirkman aterrizó hace ya unos pocos años en Image con la intención de desarrollar un universo autorreferencial salpicado tanto de superhéroes como de humanos con poderes sobrenaturales. Tengo pendiente echarle un ojo a Invencible, el Supermán de Kirkman, aunque a priori no me atrae lo más mínimo. Y por fin he estado devorando unos cuantos números de este personaje, el hombre-lobo bonachón y peripatético inmerso en mil y un dramas cotidianos.
La serie cuenta la historia de Gary Hampton, un alto ejecutivo multimillonario que de golpe y porrazo recibe los poderes de un licántropo. El primer número asienta las bases de por dónde va a ir la cosa: Gary Hampton está casado, tiene una hija y un mayordomo, y es un santo varón enfrascado en mil y un proyectos benéficos, que es transformado en un peludo superpoderoso cada noche. Rapidamente, conocerá a un vampiro llamado Zechariah, quien le someterá a un duro entrenamiento para controlar su sed de sangre y los propios movimientos de su nueva anatomía. En cuestión de días, Hampton pierde todo lo que tiene, que le es embargado al ser considerado sospechoso de fraude. Zechariah resultará ser un violento hijo de perra, que asesina a la esposa de Hampton. Por ahí aparecen varios equipos de superhéroes y supervillanos que entran en la vida de Wolf-Man. Sectas de peligrosos hombres-lobo que quieren llevarle a su terreno. Un Hombre-Lobo primordial con dreadlocks que le guía espiritualmente por la vía el dar cera pulir cera. Chloe Hampton, la hija, desconfía del padre y se transforma a su vez en una vengadora mitad vampiro, tomada en adopción por Zechariah cuando Gary es acusado de asesinato y encarcelado. En prisión, Wolf-Man conocerá a The Face, un cabroncete con dos cabezas (mi categoría de monstruo pop favorito), que le tienta hacia el lado oscuro. El culebrón melodramático, el cliffhanger, los giros inesperados y los diálogos brillantes son la marca de la casa (como sabe todo seguidor de The walking dead). Todo es demasiado terrible y Hampton se lleva palo tras palo, como un mártir en vida. Y el asunto del licantropismo superheroico da el pego perfectamente. The astounding Wolf-Man es una serie sin mucha enjundia, con un tufo a tebeo clásico a lo Lee-Kirby (no creo que Savage Dragon, del editor actual de Image, tarde demasiado en cruzarse en el camino del Hombre-Lobo astoúndico, porque por ahí van los tiros) y que engancha un montón, pero, insisto, demasiado melodramático y tremebundo todo. Hay que añadir al cóctel los dibujos del desconocido Jason Howard, con unos posados del Lobo-Hombre que quitan el hipo y una planificación de las viñetas asombrosa, de verdadero fanático del tebeo pijamero. Un tebeo hipercolorido, sangriento en su justa medida, con superhéroes molones pero insulsos y una saga que a ver por dónde nos lleva, pero de momento estaré muy pendiente.

VVAA - And this is Maxwell Street, vol. 1 (2000)


En 1964, un realizador llamado Mike Shea grabó el documental "And this is free", donde recogía un buen número de actuaciones de blues negro en directo, en plena Calle Maxwell de Chicago. Las grabaciones se descubrieron en 1999, y fueron editadas en formato audio. Es una ocasión única de viajar en el tiempo y, cerrando los ojos, imaginarse que uno está sentado en una mesa sucísima de un infecto tugurio del West Side de la "ciudad del viento", atendiendo a algunas de las más crudas y auténticas ejecuciones de blues rural en sus estertores. El público está todo el rato en pie, dando palmas, enloquecido, en éxtasis (la versión recogida aquí de Peter Gunn es un fiestón como las bodas de Camacho), en la más pura tradición de las misas afroamericanas. El sonido de las grabaciones es bastante mejorable, pero suficientemente intenso para transportarse mentalmente a pie de escenario, o en plena calle, donde fueron recogidas buena parte de las piezas. O si uno no tiene imaginación, echar un vistazo a cualquiera de las grabaciones recuperadas.
No soy ni mucho menos un experto en la materia, y no me sonaban de nada ninguno de los artistas recogidos en este disco (Carey Bell, James Brewer, Arvella Gray, Robert Nighthawk, Big John Wrencher —con un desgarrador Lucille que me ha hecho olvidar las versiones de los Hollies e incluso la original de Litlle Richard Penniman—, Johnny Young, Carrie Robinson y algún que otro bluesmen completamente desconocido, ni siquiera acreditado), pero sí me consta que Maxwell Street es una leyenda de la música callejera, un lugar históricamente ideal para escuchar a los negros dejarse llevar por el blues y el gospel. Este puñado de actuaciones, donde abunda la improvisación y las segundas y terceras tomas, me tiene alucinando estos días, abrazado al iPollas (mi queridísimo reproductor de MP3 portátil de 6 euros). Después de un par de escuchas estuve buscando información, y parece que se considera realmente una de las mejores grabaciones de blues de toda la historia, según algunos críticos. Una joya que me encontré por casualidad. Y lo mejor es que todavía me quedan dos volúmenes más para soñar.

Craig Colorusso - Sun Boxes 7'' (2011)


Anda que no se sigue experimentando (sobre todo dentro de la música ambiental) con instrumentos extraños y novedosos, un tema que me apasiona. Hoy he conocido, y he estado escuchando detenidamente, el proyecto Sun Boxes, de un artista norteamericano llamado Craig Colorusso, que hace unos años decidió montar al aire libre una instalación consistente en 20 cajas de resonancia que emiten diferentes notas de guitarra, accionadas a través de los rayos del sol, al acariciar las placas solares bajo las que se asientan. Por lo visto, Craig lleva unos cuantos años paseando su instalación por diferentes lugares al aire libre (alguna actuación tuvo que ser cancelada por la lluvia), y finalmente el 31 de octubre pasado publicó un maxi en vinilo coloreado, que también se puede escuchar en Bandcamp, como he hecho yo durante buena parte de la mañana. 20 cajitas de madera con altavoces y una placa solar encima, que invitan al mismísimo Lorenzo a ofrecer conciertos aleatorios al aire libre. Las cajitas de Craig suenan como un coro de peces abisales danzando plácidamente, agitados por las olas. Es lo que me sugiere a mí esto, como si los rayos del sol mecieran las extrañas cuerdas de las cajas solares. Una banda sonora ideal para hacer yoga o acunar a un niño endemoniado. En su blog, Colorusso va contando sus experiencias con su extraño instrumento new-agero de desierto en desierto, y anunciando próximas exposiciones.