Linggo, Hulyo 28, 2013

Spidey Super Stories (1974-1982)

Al margen de las mil y una colecciones oficiales de Spider-Man en Marvel Comics (Amazing, Spectacular, Friendly neighborhood, Marvel Adventures, Marvel Knights, Superior, Avenging, Team-Up, Sensational, 's tangled web, la de McFarlane, Web of, tiras de prensa, Peter Parker, etc etc, tantas que no me apetece ni poner cursivas), existe una coleccion poco conocida, y que alcanzó hasta los 57 ejemplares. Spidey Super Stories era un tebeíto infantil-juvenil (viñetas grandotas, diseños claros, argumentos bobos, colorinchi a saco) que estaba inspirado tanto en la colección oficial y regular (Amazing Spider-Man) como, ojo al dato, en la sección del mismo nombre dentro del espacio televisivo The Electric Company. Esto fue un cajón de sastre de la televisión matinal sabatina norteamericana de los setenta, un intento de duplicar el éxito de Barrio Sésamo en la tele pública. The Electric Company contó con 6 temporadas (780 emisiones), y era un carrusel de sketches educativos y dibujos animados ñoños (a destacar la surrealista y maravillosa The Adventures of Letterman, sin desperdicio). Entre ellos, destacaron los protagonizados por un tiparraco sosainas y mudito disfrazado de Spider-Man (hablaba en bocadillos de texto), que daba lecciones de moral y civismo a los nenes y a la pandilla del barrio (lo previsible, un remedo de Ruth, Julián y Chema el panadero interraciales), al tiempo que combatía a supervillanos inverosímiles y promocionaba estos tebeos que se vendían en los kioskos. Juro que no me estoy inventando nada de esto: de hecho, se calcula que se emitieron cerca de 400 episodios de esta pantomima de Spiderman para críos, y en Youtube hay unos cuantos.

El caso es que la colección de tebeos que aprovecharon para vender al tiempo (entre 1974 y 1982, cuando el programa ya no existía), no tiene desperdicio, y me atrevo a afirmar que es imprescindible para el fan del trepamuros. Aunque las historietas y los textos son evidentemente ñoñas y sencillísimas, los dibujos y las portadas son una joya pop. Maestros del arte secuencial como Don Heck, Mike Esposito, Roy Thomas, Jim Salicrup, Jim Shooter, Ralph Macchio, ¡John Romita padre!, ¡Sal Buscema! o ¡¡Bill Mantlo!! estuvieron implicados, y eso son palabras mayores. Muchas portadas homenajean a carteles de películas, y ese tipo de guiños me chiflan y no se han dado mucho en el Universo Marvel (dejando aparte a Deadpool). En una portada vemos a Kingpin destruyendo con sus manos las Torres Gemelas, con lo flipante que resulta eso en estos tiempos post 11-S. El desfile de personajes es impresionante, abundantísimo (Iron Man, Hulk, mutantes y vengadores o la exuberante y reina del pop Spiderwoman son habituales), tanto del UM "real" como esos increíbles y surreales pijameros rarísimos que salían en el programa de la tele, lo que hacen de esto un batiburrillo muy refrescante. Además, en los interiores de portada y contraportada, en blanco y negro, se narraban secretos y detalles curiosos sobre las habilidades, biografía y gadgets de Parker y sus amigos y enemigos, en forma de tebeítos explicativos maravillosos. Por si todo esto fuera poco, las contraportadas también incluyen pin-ups y contenido adicional coleccionable delicioso. En serio, Spidey Super Stories es la colección más bizarra y olvidada de Spiderman, ¡y es una obra maestra! Vale, las historias son flojas, pacatas y con un tufillo educativo que aprobaría el mismísimo Petete, pero son divertidísimas y muy locas. Spiderman lucha contra animales del zoo, contra vaqueros, marcianitos verdes con antenas, muñecos de ventrílocuo, grafiteros gamberros, brujas pirujas, rufianes, pillos, devoradores de planetas y apandadores del montón. De todo. A un ritmo frenético, con varias historias en cada tebeo (que además avanzan en episodios breves, a golpe de cliffhanger, todo muy mascadito para todos los públicos). Una maravilla.

No me he leído los 57 números, pero avanzo a buen ritmo, y me siento un experto políglota, porque el nivel de inglés es de hostelería (¡otro aliciente!, ¡todo mola!). He destacado en la imagen el primer número, porque en él Parker comparte protagonismo con la mismísima The Electric Company, es decir, los chicos del barrio (no-Sésamo) del programa, y les ayuda a salvar al mundo, en otro ejemplo de cruce entre personajes Marvel y estrellas de la televisión de esos que tanto me gustan, en la línea de Los Vengadores vs David Letterman y Spiderman vs el Saturday Night Live.

Creepshow 3 (James Glenn Dudelson, 2006)

Pasé algunas semanas totalmente obsesionado con las películas episódicas de terror de los ochenta y noventa, y con las series de televisión de episodios autoconclusivos del mismo estilo y época, herederas de The twilight zone y Alfred Hitchcock presenta. En este blog no suelo hablar de series, pero semanas atrás vi poquísimas películas porque estuve consumiendo como loco, a todas horas (tal vez con la inercia de Motel Bates y Hannibal, que sigo), docenas de episodios de Cuentos Asombrosos, Historias de la cripta y Pesadillas (sí, Goosebumps, la de R.L. Stine para adolescentes white trash). Increíblemente, no recordaba apenas nada de Cuentos Asombrosos y NUNCA había visto, a estas alturas, Historias de la cripta. Qué gozada de horas ante la tele he pasado.

Pero al grano. También pasó por mis retinas, una vez más, la maravillosa serie Creepshow, una de las cumbres audiovisuales de la marca Stephen King, impecablemente tamizada por el maestro George A. Romero en su aventura americana. La historia del cigar store Indian revivido, la del propio King haciendo de redneck consumido por el hongo, la de la mancha en el lago (donde sale un par de las primeras tetillas que vi en pantalla), en fin, todo, por Dios, que maravilla. Me pondría Creepshow y Creepshow 2 ahora mismo otra vez.

Pero hete aquí que tampoco había visto, ni tenía demasiadas ganas, "Creepshow 3". Es muy fácil arremeter contra esta porquería oportunista y parapléjica. Los interludios de dibujos (des)animados no tiene perdón de dios, y es muy feo lo que acometieron, poniéndose ahí ese título y el 3 sin que nadie les hubiera llamado a estos jóvenes fans. Es como si yo ahora quedo con mis colegas en el Parque Conde Orgaz y en un ratín hacemos y vendemos "Regreso al futuro 4"... Pues no está bien, es feo e infame. Pero creo que ese fue el único, insultante y gigantesco error que cometieron estos gandules. Obviando el sacrilegio de asociar esto a las anteriores (y olvidando los interludios mierdosos), "Creepshow 3" no me parece tan horrible. Tal vez fuera por tragármela entre tanto episodio de las series antes comentadas (que algunos tampoco son obras maestras precisamente), pero como película episódica de terror, por sí misma, se deja ver y tiene ciertos aciertos visuales (intento por disimular que está hecha en los mierdosos dos mil, al menos) y buenas ideas. Especialmente la segunda historia, "La radio", me pareció bastante maja.

Escape from PLanet Earth (Cal Brunker, 2012)

Yo ya me pierdo entre tanto cine de animación de factura perfecta para toda la familia. Salvo cuando el bombardeo de marketing lo hace inevitable, no me entero qué es de Disney, de Pixar, de Dreamworks o de qué. Y sobre todo, apabulla que se estrene tanta película tan cara, visualmente tan impecable, a un ritmo tan frenético. Yo me pierdo, muchísimo. Seguro que me he perdido bastantes cosas interesantes. Cuando yo era pequeño se hacía una película de dibujos decente cada dos o tres años, y ahora las hacen como churros y no sé cuál puede molar o no, por aquello de que "cine para toda la familia", para los productores, es sinónimo de "fabulita idiota para bebés acompañados". De algunas se habla tanto, que parece que tiene que gustarte ("Rompe Ralph", por ejemplo, me pareció una puta mierda para niñas deficientes, y me sentía mal no gustándome, por lo bonita que es y la de dinero que han invertido...), y otras pasan más desapercibidas, al menos para mí que el cine cada vez me gusta menos. Ésta por lo visto es canadiense, y más bien para niños pequeños, pero muy entretenida. De ritmo frenético, sin abusar del elemento lacrimógeno, con música asquerosa, pero detalles bastante simpáticos y homenajes para el amante de la ciencia-ficción. No me acuerdo muy bien de qué pasa, porque la vi hace mucho, pero le doy un 5 sobre 10 :)

Si fuera fácil (Judd Apatow, 2012)

Judd Apatow ha hecho (escribe y dirige) una película de madurez (puaj), una comedieta adulta, sin que nadie se tire pedos ni fume porros ni robe cerveza. Protagonizada por el maravilloso David Cross, e inspirada absolutamente en el costumbrismo simpático para la clase media de Woody Allen. Al menos, a mí me ha dado la impresión de que Apatow ha querido emular todo el rato a Allen, con esos planos y esos diálogos, y con David Cross haciendo de tipejo torpe y pedante con gafitas. Todo transcurre a buen ritmo, cuando la chica llega a la fiesta en el barrio residencial con su nuevo novio David Cross (genial la primera escena, con el último movimiento de la sinfonía de Beethoven truncado) y se suceden los diálogos y se presenta al reparto coral, hasta que surge la tragedia, más o menos (la ruptura de la pareje anfitriona) y, sobre todo, el giro fantástico (se está produciendo una hecatombe en el mundo real, es decir, fuera del chalet). Los personajes están atrapados en el escenario residencial, en pleno conflicto, y deberán reorganizar sus relaciones sociales antes de que se acabe el mundo. Una de mis películas recientes favoritas, "Seeking a friend for the end of the world", tiene un trasfondo similar, pero resulta totalmente fascinante, mientras que esto se queda en una comedia amable y apenas incorrecta, un divertimento al que yo no le vi mucha gracia y que me resbala.

Lunes, Hulyo 8, 2013

Noticias del Mundo (2013)

Amanecí hoy lunes desganado, empapado en sudor, y todavía aturdido comprobé que durante la noche se me ha roto el ventilador, con la que está cayendo. Sopesaba la idea de no salir de casa en dos o tres días, cuando descubrí, navegando, que ha salido a la calle, por segunda vez en España, una nueva andadura del Noticias del Mundo, edición española. Corrí a buscarlo, recorriendo ansioso los anaqueles del kiosco más cercano. El capullo del dependiente no lo tenía a la vista, con lo bonito que hace, pero ya lo tengo, y ya le he dado un primer repaso. El espíritu de esta vieja publicación está intacto. Se menciona el último avistamiento del inolvidable Bat Boy (por lo visto, pasó por el Primavera Sound), hacen alusión a personas con dos cabezas, con la lengua más larga del mundo, bebés que se venden por correo escondidos en sandías, una pareja que lleva 18 incansables años jugando al escondite... La nueva encarnación practicamente no se ha modernizado. Estéticamente es lo de siempre, bellísimo blanco y negro y papel barato. Las imágenes son deliciosas, y los titulares y textos geniales, con solo unas pocas menciones y "palitos" a la actualidad (portada dedicada a Rajoy, el gilipollas de la Vaqueriza extraterrestre, un pueblo soviético donde —al estilo de lo que pasa en Bronson, Missouri— todos tienen la cara de Urdangarín...), y montones de disparataddas noticias breves en recuadritos. Una estética propia muy importante, que se respeta con cariño. A diferencia de otros rotativos de prensa inventada (como la página inspiración de ésta que hay en El Jueves, El Mundo Today o el Mongolia), yo creo que la particularidad de NotW siempre fue que las noticias no son simplemente de cachondeo, sino que podrían pasar por reales, y más aún cuando se apostillan con esas imágenes. Se trata de un noticiero, hasta cierto punto, verosímil; amarillismo extremo y bizarro, pero que podría ser. Personas con dos cabezas, conspiraciones extraterrestres, leyendas urbanas, demonios, superstición religiosa, disparates científicos... Cosas que existen, en el fondo. Los titulares se entremezclan y juguetean con la realidad, estas noticias podrían ser si tan solo este mundo molase un poco más, pero obviamente... todo es un invento. Solo he echado en falta alguna noticia sobre Elvis redivivo, pero todo se andará. Espero que dure esta nueva andadura mensual.

"Teh VHSchaton" (2012)

En las antípodas técnicas de virguerías como la serie "Retard-O-Tron" o "The Whore Church vol. 1", me encontré por casualidad con este goloso video-mixtape de una hora exacta de duración, sin infografía ni efectos de ningún tipo, montado (aparentemente) directamente en VHS. Rudimentario, cutre, crudo, muy entretenido aunque un poco repetitivo, se suceden aquí cientos de breves escenas curiosas del cable australiano (creo). En glorioso granulado y con momentos de estática de esos que dan ganas de levantarse a darle repetidamente al botoncito del tracking. Muy bien. Abundan escenas de actuaciones de músicos cristianos y enervantes telepredicadores, salpicadas por imágenes de Satán, desconocidas películas de acción, humor o softcore (muy poco), teletienda, monstruitos, mandriles, un batallón nazi avanzando lentamente, aviones estrellándose contra torres gemelas. Un zzapping sencillísimo, sin estridencias, sin escatología, entretenido y en el que no se ve lo de siempre, para variar. El tipo de películas que me gustan.

Martes, Hulyo 2, 2013

Olympus has fallen (Antoine Fuqua, 2013)

Me bajé este torrent porque estaba muy arriba en las semillitas, sin saber previamente que esta película existía siquiera, y aunque al cabo de unos minutos estaba arrepentido, no daba crédito a lo que estaba viendo y mi ira iba creciendo, al final he disfrutado muchísimo viendo esta impresionante, inabarcable mamarrachada. Mis gatos descansaban tranquilos la siesta, y continuamente me acariciaba una agradabilísima brisa que se ha impuesto al bochorno reinante en mi ático. Sorbía un inmenso frapuchino casero, y esta tarde tengo buen plan... Sea como fuere, reinaba la paz y permanecí imperturbable mientras esta montaña de mierda para débiles mentales avanzaba en mi televisor, sobreponiéndose a mi siesta. Y, de pronto, hacia los veinte minutos, todas las cartas estaban echadas y quedaba claro de qué iba todo esto. Mi curiosidad aumentaba, subí la potencia del ventilador, y empecé a disfrutar de verdad con esto, a reírme a carcajadas. No concibo para qué clase de sujetos hacen esta pornografía patriotera, debe de haber unos cuantos; pero todo lo que sucede en esta repugnante bazofia es tan inverosímil, tan bochornoso, tan insolente y obsceno, que a cualquier persona con dos dedos de frente le resulta imposible no tomárselo a risa. Yo me he descojonado.

Esto es una fábula sobre un apuesto y valiente amigo del presidente de un país muy poderoso muy poderoso y muy de abuten (que recuerda un poco, por la bandera, las quijadas y las metralletas a los EEUU de A), que trabajaba como fiel guardaespaldas de éste hasta el día que se produjo un terrible accidente. Camino de Camp David a echar el finde, el coche en el que viajan el Presi y su esposa derrapa, hace un trompo y se queda en equilibrio en mitad de un larguísimo puente que atraviesa un abismo insondable: la mitad delantera del coche fuera y el culo en la carretera, oscilando vertiginosamente. El apuesto protagonista, mientras habla mucho por el pinganillo, consigue salvar en el último segundo al Excmo., Presidente, pero la Primera Dama se escoña. Semejante incidente (tal y como nos da a entender la elipsis que nos avanza hasta año y medio más tarde) ha horadado profundamente la moral del protagonista, así como la confianza del Presidente y de su hijo adolescente Connor, que hasta ese momento era el mejor y único amigo del guardaespaldas de la presidencial familia. Ahora el guardaespaldas trabaja haciendo aburrido y gris papeleo en el edificio del Tesoro, y sus ex-coleguis guardaespaldas se mofan. Encima, el recuerdo del coche con la Presidenta dentro oscilando sobre el puente, le produce pesadillas y tiene problemas con su guapísima esposa aria.

Pero hete aquí que, una mañana en que nuestro apuesto protagonista estaba comprando el pan enfrente de la Casa Blanca, aparece un ejército de chinorris que se lían a tiros, y en lo que dura una fase del Call of duty secuestran al Presidente, el vicepresidente, la vicepresidenta y dos o tres pringaos presidencialoides a los que apenas se les ve la cara, pero su inminente asesinato se supone que es muy terrible. Se encierran todos en el búnker infranqueable y a prueba de bombas nucleares subterráneo de la Casa Blanca. Imagínate la crisis. Cientos de leales norteamericanos han sido acribillados por los chinorris durante el acoso al edificio y alrededores, y se ha montado un hospital de campaña a toda leche (a cuyo cargo, vive dios, está la novia del protagonista, que es enfermera y tan heroína como norteamericana). Han muerto también centenares de chinorris, casi todos de manos del protagonista, que se cuela en la Casa Blanca por la puerta principal mientras nadie mira. Entonces, claro, se monta un despliegue de crisis de la hostia en el Pentágono, desde donde dirigirán la negociación, mientras que al dolido y apuesto exguardaespaldas le toca resolver la papeleta de salvar al mundo a los EEUU desde dentro del edificio, a lo ninja.

Pero lo mejor está por llegar. Hasta ahora todo es terriblemente idiota, inverosímil, maniqueo y ofensivo. Pero esto no ha hecho nada más que empezar. Resulta que los comunisto-terroristas de mierda están aliados con ¡¡un norteamericano!!, a la sazón ex-mejor amigo de nuestro apuesto protagonista, de la época en la que ambos eran inmensamente felices contando chistes alrededor del Presidente, yendo y viniendo de Camp David a la Casa Blanca cada mañana. Y gracias a este topo, los chinos de los cojones tienen más información sobre la seguridad del país y del planeta que el propio presidente. Su plan consiste en activar el Proyecto Cerebrus, un programa de Spectrum que sirve para desactivar todas las defensas aéreas de EEUU en caso de ataque nucelar. Por qué existe en el sistema de Defensa norteamericano este proyecto de autodestrucción tan gilipollas, no queda muy claro, pero su activación es algo que solo conocen 5 personas sobre la faz de la Tierra, y una de ellas es el chino terroristazo. Cada uno de los principales rehenes regios conoce una de las claves para activar el Plan de Autodestrucción del Mundo, y a base de torturarles un poquito, cada hora o así a uno, se lo van sonsacando. O mejor dicho: lo sueltan si el presidente les da permiso. Porque en esta mierda todo es una cuestión de nobleza, de honor y principios que deja en ridículo los planteamientos de los guerreros samuráis del Japón Feudal. Aquí está en juego la vida del Presidente del Mundo, y tiene que sobrevivir aunque a cambio haya que autoexterminar a toda la población del cono norte.

Mientras el terrible drama de la extorsión a los jefazos del mundo (con momentos de casi lujuria sexual incluídos en torno a la Condoleeza de turno), el apuesto protagonista se arrastra moribundo por los pasillos y los recovecos misteriosos y ultrasecretos de la Casa Blanca, y le echa la bronca al comandante en jefe del Ejército del Universo, que el muy perverso apuesta por destruir la Casa Blanca con los chinos dentro y santas pascuas. Que le dejen a él, aunque sea media hora, que va a ir aproximándose al búnker, salvar al hijo el Presidente, eliminar a bocados al antipatriota americano que hacía de topo, y salvar al Presidente. En este proceso, hay peleas de karate, con volteretas y muchas armas blancas. Lanzacohetes y desconocidas y futuristas armas de cgi que salían del techo de la Casa Blanca no ayudaron gran cosa, pero cuando a un norteamericano de verdad se le hinchan los huevos, se salva al mundo como hay dios. El apuesto prota, en efecto, va avanzando niveles hasta el final boss, pero después de clavarle un cuchillo en la sien y salvar la vida al Presidente con un clínex, cae en la cuenta de que el proyecto Cerebrus está activado, y faltan unos 40 segundos para la Autodestrucción Automática del Universo. Con ayuda de un maletín top secret que estaba tirado por el Pentágono, descubren la clave que desactiva el fin del mundo y se la chivan al prota. Se equivoca un par de veces, y tiene problemas con el alt-shift, el teclado se mete padentro y tal, pero consigue salvar a la Especie Humana cuando quedan más de 2 segundos para que estalle todo el Universo.