Miyerkules, Pebrero 11, 2015

"Big eyes" (Tim Burton, 2014)

Después de una larga etapa contando cuentos manidos para niñas emo, disfrazando de marica excéntrico a Johnny Depp una y otra vez, armando musicales oscuros y pelmazo y ciscándose en el Planeta de los Simios (esto es lo único que yo no le perdono), Tim Burton ha abandonado de momento esa senda (de la que lo único bueno que salió fue la maravillosa actualización de "Frankenweenie") y con este cuentecito posmo a mí me parece que ha regresado a sus raíces, al espíritu de Eduardo Manostijeras o Bitelchús, para narrar una historia torcida y llena de colorines, que aunque se sale aparentemente del género fantástico para llevar a escena una fábula de hemeroteca, está todo tan disfrazado, tan caricaturizado y reinventado, que se parece a todo menos al mundo real. Como si nos sumergiéramos en una vieja postal de Coppertone, un anuncio de hypno-coins o una portada de Steranko, volvemos a esa zona residencial de la mente, de casas perfectamente alineadas y amas de casa delineadas, pelos cardados y sostenes de alambre donde todo está minuciosamente decorado y fotografiado por un estridente agnósico, para asistir, en este caso, a la vida de una sufridora artista de niños con ojos grandes que es estafada por su marido que es quien se lleva el mérito y la gloria. En esto último es donde nos ceñimos a la biografía, la historia real de Margaret Keane (claro antecedente de las tendencias pictóricas de comienzos del XXI: el surrealismo pop y esos bebés con ojazos que hacen Mark Ryden o Trevor Brown); todo lo demás es fábula chiripitifláutica, un entretenido cuento chino en el que destacan un sobreactuadísimo e irritante Christoph Waltz de tebeo, y una Amy Adams exorbitante.

"Venus barbuda y el eslabón perdido" (Pilar Pedraza, 2009)

No pasan dos semanas sin que vaya a ver qué nueva editorial ha saldado su fondo en el Books Center de la calle Luchana, y a finales del año pasado me encontré un palé de los preciosos libros de la editorial Siruela, entre ellos este ensayo fanzinero y excitante sobre la figura de la mujer barbuda, escrito por Pilar Pedraza, Maestra de lo oculto y los renglones torcidos de la cultura. Como quiero hacer acuse de lectura y visionado a toda velocidad de cosas que tenía apuntadas por ahí, para paliar la escasez de actualizaciones del blog en las últimas semanas, sin que sirva de precedente me voy a limitar a enlazar esta hermosa entrada en el blog de mi amiga Lector Constante, para recomendar este objeto tan bonito y esta lectura tan gratificante, que me acompañó durante un viaje interurbano en autobús en plenas navidades de 2014.

"Everything is terrible! The movie" (EIT!, 2009) / "2everything 2terrible II: Tokyo drift!" (EIT!, 2010)

Everything Is Terrible! es un colectivo de aficionados al VHS extraño de Chicago, que desde 2007 llevan mostrando al mundo sus retales y montajes de cintas encontradas, principalmente grabaciones de lo más vergonzante del primetime de la televisión norteamericana. Con estos dos mixtapes de larga duración pusieron en circulación sendos simpáticos conglomerados de noticias bizarras (ahondando en el género de la crónica de rostros de Cristo aparecidos en tostadas o en risketos), actuaciones musicales insólitas, famosos haciendo el tonto, teletienda abisal y telepredicadores del espacio exterior. La primera entrega tiene una edición muy simple, con montajes o escenas completas solapadas una detrás de otra, y se hace a ratos un poco pesado, mientras que en la segunda sucumbieron al remix, los loops, la moviola y los gags visuales habituales en este tipo de cintas de refritos, y es bastante más graciosa y dinámica además de centrarse en el cine y las teleseries soterradas además de en la demencia incongruente, disuasoria y esquizofrénica de la televisión pública. En conjunto, dos video-mixtapes dignísimos de zapping ochentero, como si nos hubiéramos comprado una cinta extraña dentro de un video doméstico de trigésimo segunda mano en una venta de garaje en un suburbio de Connecticut.

Not quite Hollywood!: The wild, untold story of Ozploitation (Mark Hartley, 2008)

Recomendando la neozelandesa y peterjacksoniana "Housebound" me he acordado de este fantástico documental que vi hace unos meses (lo vi en sesión continua junto a "Rewind this!"), un maravilloso documento sobre el auge del cine de acción y explotación australiano de los años 70 y 80, del mismo director de la reciente "Electric boogaloo" dedicado a la Cannon Films. A través de la habitual, interminable en este caso, retahíla de entrevistas e imágenes de archivo, enfundada en una hermosa infografía pulp, se van desgranando los grandes éxitos de ese cine entusiasta, barato y de género que se produjo durante los desenfrenados 70s. Mucho más allá de la Cúpula del Trueno (aunque a menudo bajo su influjo), directores como Brian Trenchard-Smith ("Dead-end Drive-In: Campo de Exterminio", "Los bicivoladores", "Night of the demons 2", "Leprechaun 3"), George Miller (las tres de "Mad Max", "Las brujas de Eastwick"), Terry Bourke ("Night of fear", "Inn of the damned"), Bruce Beresford ("The adventures of Barry McKenzie"), John B. Murray ("The naked bunyip") o Richard Franklyn ("Patrick"), y autores-fetiche como George Lazenby o Barry Humphries, asistimos a la historia del cine de expotación sexual, el thriller, el horror o la nueva ola kiwi, mientras tomamos nota de docenas de películas increíblemente campy o repletas de grumo y cachondeo. A destacar los comentarios del fan número 1 del cine, Quentin Tarantino, saltando en el asiento.

Mythbusters Simpsons Special (2014)

A comienzos de este año, inaugurando la 15ª temporada del show de los Cazadores de Mitos, Adam y Jamie se salieron con este especial dedicado a poner a prueba en el mundo real un par de escenas de los Simpson con base científica, en un especial de una hora inspirado en la serie, en la línea del que dedicaron hace tiempo a Breaking bad o sus habituales destrozos en torno a famosas escenas fantasmonas del cine de acción. La principal pega de este episodio, es que se ciñen tan solo a dos escenas míticas de la serie y, como suele ser habitual, todo el rato nos mantienen en tensión respecto al resultado final, que se resuelve en décimas de segundo a través del espectacular montaje mimético sin escatimar gastos. Aunque aderezan el episodio con la presencia del sosísimo nerd Al Jean y con algunos gags clásicos de la serie insertados en el proceso. En definitiva, los dos chiflados tratan de demostrar si es plausible que, lanzando una cherry bomb dentro del sistema de cañerías de unos retretes públicos, el chorro de agua resultante levante por las nalgas a los jóvenes usuarios ahí sentados (como vimos en el episodio "Viva la vendimia" de la primera temporada); y que si el cuerpo de Homer Simpson abrazado a la bola de una grúa de demolición es capaz de amortiguar el impacto de ésta contra la fachada de la casa de los Simpson (como sí sucedió en "El actor secundario Bob vuelve a las andadas"). Jamie y Adam construyen sendas fachadas como la del 742 de Evergreen Terrace en pleno desierto, un muñeco de corchopán a escala humana de Homer, y hasta una bola de demolición entera; igualmente fabrican el sistema de tres retretes en batería, con sus cañerías a la vista como si fuera un terrario para hormigas gigante, para que podamos contemplar la explosión y el movimiento del agua en su interior, y disfrutamos horrores cuando la cherrybomb o la wreckingball destruyen cosas a cámara superlenta.

"Housebound" (Gerard Johnstone, 2014)

Comedia de terror y salpicaduras, ambientada en una casa encantada, "Housebound" es probablemente el producto más entretenido que he visto en lo que va de año. Imposible no acordarse todo el rato del espíritu gamberro y el talento de unos jóvenes Sam Raimi o Peter Jackson, de "Evil dead" y de "Braindead", con la mirada puesta en "Ghostwatch". Palabras mayores. Un divertimento de terror y slapstick pequeñito y claustrofóbico, plagado de tópicos y lugares comunes, que ofrece exactamente lo que uno espera del cine de terror desvergonzado. La coartada para la exposición de la protagonista (que ojalá hubiera sido Diana Peñalver) a los poltergeists es que es una delincuente irredenta a la que un juez ordena seis meses de encierro en casa de su madre bajo supervisión policial.

Lunes, Pebrero 2, 2015

Conexión Vintage: El Campo del Gas y Hércules Cortés

Recomiendo este precioso documental viejunintage sobre la lucha libre en el Madrid de los setenta. Repleto de imágenes del archivo de RTVE sobre aquellos madrileños que se pasaban las tardes de verano bebiendo de la bota vino en el Campo del Gas o el Price, mirando a luchadores legendarios como Víctor Castilla "Quasimodo", “El Adonis”, Jesús Chausson e incluso alguna luchadora pionera, mientras insultaban y pataleaban como locos o se quejaban airadamente de tongo al reportero de Informe Semanal; la segunda parte es una larga hagiografía de la figura de Hércules Cortés, un gigante español que triunfó en el pressing norteamericano (enfrentándose al mismísimo Lou Barretto), y tuvo pequeños papeles en spaguetti westerns, pelis de destape o videoarte y performances de vanguardia cuando se hizo amigo íntimo del pintor surrealista Julio Viera. Maravilloso.