Lunes, Nobyembre 14, 2016

Bicefalia Pop (Libritos Jenkins, 2016)


La semana pasada añadí un nuevo lanzamiento a mi propia colección de fanzines publicados conjuntamente como Libritos Jenkins. Se trata de un ensayo probablemente único en el mundo, que repasa cientos de apariciones del mitológico monstruo de dos cabezas en el cine, la televisión, la literatura o el cómic.


Todo surge, como cuento dentro, de una obsesión personal con los individuos bicéfalos, horrible e incorrecto eufemismo que define a dos hermanos siameses unidos desgraciadamente durante la gestación, nacidos dicephalus dibrachius cuando comparten un único tronco, o dicephalus tetrabrachius o siameses isquiópagos cuando su fusión parte de la cadera, contando con cuatro brazos pero un solo par de piernas; y teniendo en cuenta también a los siameses independientes pero unidos por la cadera, la espalda o la cabeza. Esta fascinación por la imponente figura del ser múltiple y aparentemente de cabezas supernumerarias, me llevó hace mucho tiempo a coleccionar menciones y avistamientos en todo tipo de productos en la cultura popular (y también a acumular montones de figuritas de pvc de monstruos y personajes policéfalos), y finalmente hace unas semanas me animó a escribir mi propio ensayo en torno a esta figura, consciente de la injusticia de que haya tantos libros en torno a zombis, vampiros, hombres-lobo, acondroplásicos, hipertricóticos, locos, asesinos o bestias de todo tipo en la cultura popular, pero que nadie se fijara en lo especial de este humanoide múltiple. Con la de connotaciones religiosas y morales que encarna en un solo ente antagónico, con lo interesante que resulta su origen mitológico, teratológico y cultural.


Encontramos criaturas bicéfalas o policéfalas en la Biblia, en la mitología griega o amerindia, en jeroglíficos egipcios ancestrales, leyendas artúricas, narraciones vikingas, restos arqueológicos de todo tipo de civilizaciones de la Antigüedad... Sin embargo, en la cultura popular este mito no ha sido tan explotado como el vampiro o el zombi, y siempre me intrigó saber por qué. Desde luego, creo que no es debido a que las defomaciones extremas sean un grave problema médico o teratológico, eso nunca ha sido impedimento para los autores. Y de hecho, husmeando un poco, he conseguido "cazar" un buen montón de ejemplares para hacerles figurar en este bestiario. Pero sin duda, la criatura de dos cabezas ha quedado relegada a un rincón marginal del audiovisual. No existe la Gran Película, el gran personaje inconfundible y con nombre propio que abandere esta tipología concreta, sin contar al Monstruo de Dos Cabezas de Barrio Sésamo. Tal vez si la Universal hubiese escogido a un dicéfalo en lugar de a un jorobado como ayudante del Dr. Frankenstein, o si Disney hubiese explotado a los gigantes y los dragones de dos cabezas en su etapa clásica, la historia hubiese sido diferente; pero el siglo XX apenas nos dejó 4 grandes películas, de diferentes géneros, centradas principalmente en esta figura como protagonista total. Es cuando miramos hacia el plantel de secundarios y tipificamos el desfile de extraterrestres, monstruitos de dibujos animados o bestias del peplum cuando comenzaremos a ampliar la alineación de manera exponencial.


"Bicefalia Pop" pretende ser un primer acercamiento al fenómeno, a la dualidad interior que subyace en todo monstruo, encarnada en esta ocasión en un mismo cuerpo. Creo que nadie ha hecho algo así antes, ni bien ni mal ni regular como yo. La ausencia de bibliografía es lo que me animó definitivamente, como me pasa con los otros fanzines. Fantaseaba en un principio con hacer un ensayo complejo y exhaustivo al estilo de lo que hace David J. Skal con el mito del chupasangres, pero las aspiraciones se fueron reduciendo a un repaso a los avistamientos más importantes. En el fanzine hablo de monstruos mitológicos, de heráldica y vexilología, de teratología, de los experimentos con perros de Vladimir Demikhov y de esas ferias de freaks del siglo XIX que hicieron famosos a los siameses Eng y Chang, los gemelos Tocci, las hermanas Daisy y Violet Hilton o la increíble historia de Edward Mordrake; y no me olvido de casos tan increíbles como las hermanas contemporáneas Abby y Brittany Hensel. Pero sobre todo es una búsqueda de apariciones de la criatura bicéfala en la cultura pop: marcianitos, pokémon, cromos de monstruos, muñecos de felpa, animales mutantes, simpáticos dibujos animados de risa, canciones, historias de terror gótico en tebeos pre-code... Ese es el grueso de la obra. Una búsqueda de criaturas redactada con pasión entomológica, ordenada y adornada con tebeos, cromos y pantallazos de todo tipo.


El fruto de esa obsesión, de ese homenaje a mi propio coleccionismo de plástico, es "Bicefalia Pop". Un fanzine creo que entretenido y repleto de referencias y curiosidades, de lectura ligera. 84 páginas en blanco y negro (portada y contra a todo color), en el mismo formato cutre, trasnochado y absolutamente superado, en el que lo que prima es el contenido. Un nuevo miembro de la creciente familia de Libritos Jenkins, que pongo en casa de cualquier interesado previo desembolso de 6€, gastos de envío incluidos, escribiendo a:
frunobulax04@gmail.com
 
 

Walang komento:

Mag-post ng isang Komento